¿Qué pasa en nosotros cuando juzgamos?

Luego de darme un momento para mi #metime reconocí que cuando servimos a los demás con tanta pasión muchas veces nos olvidamos de nutrir nuestro espíritu y nuestros ser, para afianzar nuestro propósito, liberar cargas, coger fuerzas y seguir hacia adelante.

Les cuento que he venido pensando desde que tuve ese espacio conmigo misma, que así haga todo por fortalecer mis competencias como coach y como profesional sirviendo a los demás, es inevitable que me deje llevar por los juicios, por frustraciones, miedos… los quehaceres y el día a día me van cargando.

Cuando nos tomamos esos tiempo para nosotros mismos, nos regalamos momentos de liberación, de descarga, de perdón y de reconexión espiritual, pero sobre todo de liberar todos los juicios y estereotipos que vamos cargando todos los días en nuestros hombros y que sin darnos cuenta nos vuelven pesados, negativos y van robándonos nuestra energía.

Tendemos a culpar a otros como un mecanismo de defensa, a ver lo malo de los demás, a estereotipar, a rotular; sin darnos cuenta del efecto que esto a su vez tiene en nosotros mismos, pues se van convirtiendo en agentes negativos que nos nublan y nos empiezan a convertir en personas que dejamos de ver la luz en otros y en nosotros mismos.

Los juicios son una manera rápida y fácil de mostrarnos superiores, de ver cómo los otros no pueden, son tontos, malos, etc. En definitiva nos perfilan como superior a aquel juzgado. Pero ¿Quiénes somos nosotros para Juzgar? ¿Acaso no somos seres completamente imperfectos que buscamos todos los días ser mejores? ¿Acaso no cometemos errores? y así mismo somos juzgados por otros que dicen ser superiores a nosotros… Al final se vuelve un círculo vicioso de negativismo y de buscar sobrevivir a expensas del otro.

¿Por qué no buscamos mejor romper el circulo desde la armonía, desde la compasión, desde el positivismo, la buena vibra y la empatía?

Sé que lo que digo puede sonar romántico y depronto difícil de cumplir, pero empecemos por pequeñas acciones. Vivimos en un mundo interrelacionado y por lo tanto necesitamos del otro, así que si partimos de la base de la ACEPTACION DEL OTRO, ¿No podremos empezar a construir relaciones diferentes?

Yo sé que hay acciones de los otros que nos hieren, que van en contra de nuestros valores y que nos llenan de rencor y rabia, pero nos hemos detenido a pensar ¿Qué hay en el corazón del otro que lo haya llevado a actuar de esa manera? Recordemos que cuando hacemos daño a otros también nos lo hacemos a nosotros mismos.

Por esto hoy quiero dejarles 5 preguntas poderosas para hacerse antes de emitir juicios hacia los demás:

  1. ¿Qué de lo que me molesta del otro es un reflejo de lo que yo soy?
  2. ¿Me he puesto a pensar cuál puede ser la historia de vida de esta persona, que la ha llevado a actuar de esta manera?
  3. ¿Me doy cuenta que cuando emito juicios a los demás, estos mismos ejercen una energía negativa que tiene un efecto en mí?
  4. ¿Cómo podría yo cambiar el lugar de JUEZ para convertirme en una persona que ACEPTA la diferencia en el otro?
  5. ¿Desde qué otro lugar puedo aceptar, comprender a esta persona así no comparta su forma de ser/actuar?

Te quiero invitar a que hagas el ejercicio con esas preguntas y mires el efecto que tiene en ti.

ESTOY SEGURA QUE TE SENTIRÁS MÁS LIVIANO.

Revisa tus verbalizaciones. ¿Cuánto tiempo de dedicas a juzgar al otro y cuánto te dedicas a enfocarte en ti y en las cosas que tú puedes cambiar?

“Te invito a pararte cada vez más desde el lugar de la ACEPTACIÓN, LA EMPATÍA, LA COMPASIÓN, LA CONSTRUCCIÓN DE RELACIONES DE CONFIANZA, LA ACEPTACIÓN DE LA DIFERENCIA y menos desde el lugar de ser simplemente un espectador y un juez que mira y analiza las variables desde un YO TODO LO SÉ, TODO LO PUEDO Y TENGO LA RAZÓN”

Únete a mi pagina de Facebook

Espero tus comentarios…

7 Comments on “¿Qué pasa en nosotros cuando juzgamos?”

  1. Que buen artículo María…me llegó perfecto en este momento de mi vida…un fuerte abrazo !!!

    1. Maravilloso!!! Aprovéchalo y capitalízalo! Me encanta cuando logro tocar los corazones de los que me leen…

  2. Maria Alejandra excelente tu articulo. Me encantó. Pienso que es un gran reto de cada día el no convertirnos en los jueces de la vida de quienes nos rodean. Es muy fácil y a veces como automático el emitir juicios sobre situaciones o personas y requerimos una gran capacidad de auto observar nos para cada vez menos opinar sobre la vida del otro. Un abrazo y gracias por compartir sobre estos temas que nos hacen reflexionar.

    1. De acuerdo contigo, qué gran reto el que tenemos. Es un compromiso diario con los demás y con nosotros mismos.

    1. Me encanta que haya sido útil para ti! Esa es la idea, que podamos poner en práctica pequeñas cositas que nos hagan ser más felices y hacer el bien a los demás 🙂

  3. Maria, que bonito mensaje. muy útil para compartir y hacer nuestro entorno más apacible y de esa forma lograr nuestros propósitos. Abrazos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *