El Poder de Orar

En estos tiempos en donde los católicos celebramos el nacimiento de Jesús y en donde vivimos un tiempo de reflexión y de mirada a nuestro interior, considero que no puedo dejar de mencionar la quinta virtud de este reto de 6 semanas, sin abordar el poder de la oración.

Independiente de la religión que profesemos y de nuestras creencias espirituales, soy una convencida que el desarrollo de una vida espiritual es clave para tener una vida plena, en paz y con propósito.

Debemos buscar pasar por esta tierra aprovechando al máximo nuestros talentos, por lo que desarrollar nuestras habilidades y el ser intelectual y material es vital. Además, debemos buscar mantener un equilibrio físico, buscando tener salud, vivir sanamente y con hábitos saludables.

Pero si les hablo desde mi experiencia creo que esa díada mente – cuerpo solo logra tener trascendencia y sentido máximo cuando fortalecemos nuestro ser espiritual.

La espiritualidad para mí está entendida como ese fortalecimiento profundo e inexplicable con un ser supremo, con el ser que ha creado todo lo que vemos y no vemos.  Desde lo que soy, puedo decirles que mi relación con Dios es parte vital y esencial de mi vida. Trato de alimentar mi fe y mi amistad con él a diario y busco acercarme a él, conocerlo más, enamorarme de él y agradecerle por todo lo que me da.

Realmente desde que conocí al verdadero Jesús hace ya 4 años puedo decirles que mi vida cobró un sentido máximo, trascendental, inspirador y sublime.

Amo mi relación con Dios y sólo les puedo decir que luego de haberlo conocido no quiero soltarlo, ni permitir que nada me aleje de él, pues me he dado cuenta de que cuando oro, me acerco a él y aumento mi fe; mis cargas se desvanecen, mis problemas se entregan y mis alegrías se comparten y se agradecen. No doy nada por sentado y todo lo que llega a mi vida es bendición, así a veces sean cosas duras o que no quisiera que pasaran.

Los invito en estos tiempos a fortalecer su espiritualidad, a orar y silenciar su interior para dejar a ese ser expresarse dentro de ustedes, pues es solo en el silencio y en la oración que podemos construir y alimentar esa relación.

Qué lindo ha sido para mí conocer al Dios verdadero que me ha dado todo, que más que un Padre, es mi amigo. Entregarse a Dios es nunca más volvernos a sentir solos, pero implica dedicarle tiempo a una nueva relación que solo se consolida a través de la oración.

One Comment on “El Poder de Orar”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.