El Coaching como pilar del Liderazgo y las Ventas

Para aquellos que ya han leído mis blogs, los cuales empecé a escribir desde Enero de 2017, saben que en algunos de ellos he hablado del Cómo el Coaching Transformó mi vida; cómo amplío mi mirada y le dio un vuelco a mi forma de ver la vida y adicional han podido leer mis reflexiones acerca de Qué es realmente el Coaching; incluyendo la definición que nos da la International Coach Federation – ICF, los beneficios, campos de aplicación, importancia de las preguntas poderosas, entre otros.

En ese momento veía el Coaching como un proceso estructurado para apalancar el desarrollo individual y organizacional, pero en estos últimos años he ampliado mi mirada para verle tantos campos de aplicación que hoy me sorprendo y es sobre esto que quiero hablarles.

Cuando me certifiqué, amaba el coaching, me apasionaba ver su poder transformador y soñaba con dedicarme 100% a esta práctica. Les confieso que aún no he logrado llegar allí, pero sé que con pasos firmes, disciplina y pasión lograré este propósito. Desde hace 3 años que soy independiente, me he permitido flexibilizarme y ver aquellas competencias que un día aprendí no sólo se usan en un proceso formal de Coaching de Vida, Ejecutivo, de equipos; sino que permean las diferentes esferas de los procesos personales y organizacionales y que aún más, se salen ya de las temáticas de Recursos Humanos y se pueden convertir en un modo de vida y de aplicación que nos permite ser más efectivos.

Cada vez me convenzo más que los líderes actuales se ven enfrentados a grandes retos y que sólo serán exitosos aquellos que interioricen y apliquen en su liderazgo las herramientas y competencias del coaching, permitiendo a sus empleados desarrollarse con base en: preguntas, feedback constante, conversaciones de desarrollo basadas en la persona y no en el resultado, escucha activa. Un líder actual debe ser curioso, enfocado en el desarrollo de las personas, centrado en potencializar las fortalezas de su colaborador y no en mitigar sus debilidades, basarse en relaciones de confianza y sobre todo CREER EN SU EQUIPO.

Cuando interiorizo esto me convenzo de que el Coaching y sus bases atraviesan cada vez más las esferas organizacionales y que sólo aquellas que movilicen su cultura hacia estas bases lograrán obtener resultados extraordinarios.

Adicional a esto y de manera más sorprendente, les comparto que recientemente estuve con un colega Coach que se dedica al Entrenamiento en Ventas y quedé maravillada al ver cómo los pilares y competencias del Coaching se convierten en la base fundamental para que un comercial sea exitoso.

Cuando estuve en su taller, me quedaba maravillada al ver cómo a través de preguntas profundas que indaguen, evalúen, analicen y conecten con la emoción; cómo a través de habilidades centradas en la curiosidad, escucha activa, capacidad de reflejar en las palabras del cliente su propuesta comercial, es que logramos ventas exitosas, confianza en la relación e ir más allá de lo que usualmente vemos en ventas como “Escuchar las Necesidades del Cliente”.

Para mí ha sido un redescubrir el Coaching y verlo más allá de procesos formales para trascender su utilidad en diferentes ámbitos de nuestra vida personal y profesional y no sólo orientados a desarrollo, sino inclusive a ámbitos tan maravillosos como las ventas.

Mi invitación con esta reflexión es a que conozcas más de lo que es el coaching profesional. Si te apasionan estos temas, estudia en escuelas avaladas y certificadas por Federaciones serias y si por otro lado quieres vivir un proceso, asegúrate de buscar coaches credencializados y miembros de asociaciones que respaldan y avalan el Coaching profesional como la ICF. Cuando realmente experimentas un proceso de Coaching serio y ético, basado en las 11 competencias o cuando lo estudias con la rigurosidad que exige es que te das cuenta de su utilidad y del impacto que puede tener en tu vida y en la de otros.

Realmente soy una convencida de que vivir desde las bases del Coaching nos permite vivir con más entusiasmo, pasión y con más conexión por el presente y más empatía con el otro. Es realmente vivir basados en la curiosidad, la empatía, la escucha y la capacidad de asombrarnos.

¿No les parece muy “cool” vivir desde este lugar?

Un abrazo fuerte.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.